El lenguaje estético. 

Nuklee, la división de diseño de espacios de Grup Idea, proyecta la nueva sede londinense de Banc Sabadell en el emblemático edificio LeadenHall de Rogers, haciendo una lectura del espíritu de su arquitectura para incorporarlo al espacio interior, transmitiendo los valores del Banco y su enfoque hacia una forma de trabajar más abierta. Richard Rogers es alta tecnología, estructura, instalaciones vistas, orden y espacios diáfanos.  

Tras años trabajando juntos, Grup Idea recibe el encargo de Banc Sabadell para realizar el diseño y la ejecución de sus nuevas oficinas corporativas en la City de Londres.
El encargo es especialmente atractivo por tratarse de un proyecto de diseño interior en uno de los edificios más singulares de Londres, The LeadenHall Building, situado en el 122 de Leadenhall Street y diseñado por Rogers, Stirk, Harbour+Partners. Construido entre 2010 y 2013, con sus 225 metros de altura y una superficie de planta 84 metros cuadrados, es el segundo edificio más alto de la City de Londres.
Actualmente, las cuarenta y ocho plantas del Leadenhall albergan más de veinte grandes empresas internacionales, entre ellas Banc Sabadell. Como comenta Lluís Saiz, socio fundador de Grup Idea, “teniendo el know-how de cómo son las agencias bancarias del Sabadell, se nos pidió que el diseño interior no fuera el mismo, pero
que reflejara el dinamismo propio del banco y sobre todo la nueva forma de trabajar con espacios abiertos”.
De forma previa a la conceptualización del espacio interior y la distribución del programa funcional, la estrategia de diseño llevada a cabo por Nuklee (Grup Idea), consistió en el análisis exhaustivo del
edificio. Como comenta Miquel Àngel Julià, arquitecto y director de diseño de Nuklee, “toda arquitectura tiene sus leyes internas, y debíamos descubrirlas y hacerlas emerger en nuestro diseño”. La obra de Richard Rogers, premio Pritzker de Arquitectura 2007, es alta tecnología, estructura, instalaciones vistas, orden, grandes espacios diáfanos…

Arte, gráfica y diseño interior integrados permiten una definición arquitectónicaglobal. 

Comenta el diseñador Roger Vancells de Nuklee, “nos encontramos con los condicionantes constructivos y el lenguaje estético del propio edificio. Y para integrarse hay que respetarlos primero y hay que poder convivir con ellos”. El punto de partida conceptual del proyecto consistió en ordenar el programa requerido a través de tres grandes franjas funcionales paralelas a la línea de espacios servidores (ascensores, accesos, escaleras de evacuación, aseos) Para ello se determinó dejar a la vista un gran espacio diáfano, en el que se dispusieron una serie de subespacios domesticados.

La estrategia de diseño consistió en el análisis exhaustivo del edificio. 

A fin de acortar el tiempo de ejecución, se adoptaron una serie de medidas estratégicas como la modulación de los puestos de trabajo, la resolución de detalles constructivos en el estudio, un margen relativo a la improvisación, el prototipado de soluciones, la fabricación en taller de carpinterías y falsos techosetálicos. Finalmente, la obra duró la mitad de lo habitual en este tipo de proyectos.

 

 

Download publication

Do you have a project?
Contact us

We send you a budget non-binding.



By sending my data I confirm that I have read and accepted the privacy policy.

T. +34 932 688 450