#nextworkplace fue una jornada organizada y moderada por Nuklee, durante el pasado Congreso de Arquitectura celebrado en Barcelona. Diferentes puntos de vista de expertos en espacios de trabajo, procedentes de diversos ámbitos profesionales sirvieron de preámbulo para iniciar una mesa redonda transdisciplinar. Se debatió sobre qué está pasando y hacia dónde pueden ir encaminados los nuevos espacios de trabajo. (DISTRITO OFICINA)

En el diseño interior de las oficinas ya hace algún tiempo que se utiliza el término workplace que, como tantos otros anglicismos, hemos incorporado a nuestro vocabulario de una manera totalmente natural.

¿Pero que es realmente el workplace?

Si lo traducimos literalmente del inglés, workplace significaría puesto de trabajo. Esta acepción no está limitada únicamente al mundo de las oficinas.

El concepto de oficina moderna es bastante reciente, tan sólo hace 100 años que nació como un anexo a las fábricas, asociado a ellas como un mero complemento. ¿Así pues, workplace o lugar de trabajo, es la ubicación física donde alguien trabaja? Este lugar puede variar desde una pequeña oficina, en una casa o en un gran edificio de oficinas, incluso en un lugar virtual.

Con la revolución industrial, la vivienda llegó a desvincularse del lugar de trabajo, tanto de la fábrica, como de la oficina. Pero ahora, con las nuevas tecnologías móviles, podemos trabajar ya no tan solo en la oficina, sino en el bar, en la biblioteca, el parque o en el aeropuerto,… o incluso desde nuestra propia cama. Según un estudio del Wall Street Journal, actualmente el 80% de los jóvenes profesionales de NY trabaja desde la cama.

Con la tecnología, las distancias ya no son físicas, sino mentales. Esta nos permite trabajar en cualquier momento y lugar, porque llevamos la oficina a cuestas en la “mochila”. ¿Acabamos de definir el workplace y ya lo estamos matando? Pues no, todo lo contrario, ha llegado el momento de la innovación en el trabajo.

La interacción social entre trabajadores es necesaria y los encuentros con los clientes nos acaban de situar en el mapa. Las empresas, las startups, precisan el arraigo a la tierra. Tanto unos como otros necesitan espacios que propicien vivir su marca.

El humano es humano, porque se relaciona. Las personas precisan interactuar e intercambiar ideas. Por ello las oficinas, son cada vez más un “espacio de encuentro e intercambio” y no solamente un lugar a donde ir a trabajar.

Las oficinas, a parte de la cohesión social entre los empleados, también tienen una función simbólica. Un buen diseño de los espacios de trabajo puede transmitir la identidad (filosofía / cultura) de una empresa. Los valores, la misión y  la visión pueden mostrarse gracias a estos.

Se deben diseñar oficinas que estimulen e incentiven la creatividad, la innovación, el aprendizaje y el trabajo en equipo. A su vez, en muchas ocasiones, un cambio en el diseño de las oficinas puede acompañar y agilizar el cambio de la filosofía empresarial. Las tecnologías de información y la filosofía de la empresa conllevarán un tipo u otro de concepto de oficina y por tanto a una atmosfera u otra.

Se trata de diseñar puntos de encuentro donde poder conversar. Las oficinas en las que no se habla, son menos creativas. Se necesitan entornos inspiradores, modernos, flexibles y agiles. Espacios para generar mejores ideas y soluciones.

Los “espacios servidores” (recepción, pasillos, comedor, zonas de vending, de espera, de descanso y lúdicas…) son los que funcionan como nodos de conexión y articulan los diferentes “espacios servidos” (trabajo, reunión,…). Estos espacios atraen a las personas de forma aleatoria, propiciando así encuentros casuales y favoreciendo la interrelación entre personas. Por tanto su ubicación y diseño son elementos clave que hay que tener en cuenta.

La comunicación interpersonal, provoca ideas innovadoras. Para procrear ideas, se precisan ideas, y como diría Matt Ridley, “las ideas precisan un lugar para tener sexo” y cuando las ideas se relacionan, es entonces cuando innovamos. ¿Innovamos juntos? (TED Talks)

Miquel Àngel Julià. Director de estrategia y diseño en Nuklee

T. +34 932 688 450